W W W . I N D U S T R I A S G M . C O M
CONTRATE CON LA EXPERIENCIA

CONCEPTOS GENERALES SOBRE SISTEMAS DE VENTILACIÓN EN GALPONES DE POLLOS DE ENGORDE Y GRANJAS PORCINAS.


Ventilación en galpones de pollos


 

Los extractores eólicos se instalan con unas cortinas en la boca de salida del extractor para controlar la temperatura y la humedad durante todas las etapas de la crianza de las aves.
 

El propósito de la ventilación mínima es la de proveer una buena calidad de aire. Es importante que las aves siempre tengan niveles adecuados de oxigeno y mínimos niveles de CO2, CO, NH3 y polvo (refiérase a la guía de calidad de aire). Una ventilación mínima inadecuada y por lo tanto una baja calidad de aire dentro del galpón traerá como consecuencia elevados niveles de amoníaco, dióxido de carbono y humedad que a su vez pueden desencadenar ascitis y enfermedades crónicas del tracto respiratorio.

Los niveles de amonio deben evaluarse al nivel de las aves. Los efectos negativos del amoniaco incluyen quemaduras de patas, lesiones de ojos, ampollas en la pechuga/lesiones de piel, bajo peso corporal, baja uniformidad, mayor susceptibilidad a enfermedades y ceguera.

 
Los factores climáticos inciden en las condiciones ambientales existentes dentro de las galpones, de acuerdo al tipo de aves (pollos parrilleros, gallinas reproductoras, gallinas de postura comercial) y edad de las mismas, se requerirán distintas temperaturas.
 
Esta presentación estará enfocada básicamente en la climatización de galpones para pollos de engorde, sin embargo mucho de los conceptos expuestos son válidos para gallinas de postura comercial y gallinas reproductoras.
 
El manejo adecuado del ambiente dentro de los galpones permitirá reducir los valores de conversiones y mortalidad, disminuir los descartes en las plantas de faena, minimizar el estrés calórico y aumentar la densidad de aves por metro cuadrado.
 
Las ventajas creadas por este aumento de densidad pueden analizarse de distintas formas. Al aumentar la cantidad de aves por galpón, aumentará la producción sin la necesidad de construir nuevos galpones, transportar alimento hacia las nuevas granjas y disponer de mayor personal para la atención de las instalaciones nuevas.
 
Las aves son animales homeotermos, es decir que tienen la capacidad de mantener su temperatura corporal constante. Cuando la temperatura exterior es elevada y supera a la temperatura requerida para el confort de las aves, se produce ingreso de calor al galpón con el correspondiente aumento de temperatura del aire interior. Esta transferencia de calor se hace a través del techo, cortinas, paredes; además del calor liberado por las aves a través de su cuerpo y respiración.
 
Se debe evitar la incidencia de luz solar directa hacia el interior del galpón. La forma de minimizar este efecto es a través de una correcta orientación este-oeste del galpón.
 
Se ha visto en la práctica que el calor ingresado a través del techo es crítico y por tal motivo se recomienda el uso de los extractores eólicos. El techo transmite calor al interior del galpón calentando el aire y radiando calor sobre las aves. La radiación crea efectos extremadamente nocivos debido a que el intercambio de calor se hace directo entre la superficie caliente del techo y las aves, debido a que la radiación se realiza entre cuerpos (techo y aves) sin alterar el aire entre ellos, entonces, los sensores de temperatura no detectan este calentamiento de las aves hasta que éstas comienzan a liberarlo y calentar en consecuencia el aire del galpón.
 
La función de los extractores eólicos es ofrecer una resistencia de calor adicional al pasaje de calor desde el techo. Cuanto mayor es numero de extractores eólicos, menor será el calor que ingrese al
galpón.
 
Ventilación significa introducir aire exterior adentro del galpón y sacar el aire que está dentro del galpón al exterior. Una ventilación adecuada significa remover la cantidad correcta de aire en el momento preciso y de manera tal que modifique la temperatura, la humedad y otras variables ambientales, a valores óptimos para el desarrollo de las aves.
 
La necesidad de nuevos tipos de control ambiental surge debido al mayor desarrollo de las aves genéticamente mejoradas y mejor alimentadas. Un ave de mayor tamaño es más susceptible al estrés calórico, por lo cual existe una mayor exigencia para los sistemas de control ambiental en los galpones.
 
Para conseguir los mejores rendimientos es necesario establecer y mantener las condiciones ambientales óptimas a lo largo de la crianza.
 
En épocas de calor el ave debe seguir comiendo y transformando dicho alimento siempre con el máximo aprovechamiento posible. Para ello es necesario satisfacer las necesidades térmicas de las aves suministrándoles oxígeno y eliminando la humedad y el amoníaco presentes en el ambiente, esto lo logramos instalado los extractores eólicos.

En el primer momento en que se baja el animal dentro del galpón es necesario mantener la temperatura en una banda muy estrecha (entre 29ºC y 31ºC), tanto para evitar que el animal muera por frío como muera por deshidratación. Durante la primera semana las aves comienzan a poder regular su temperatura corporal. Al finalizar la tercer semana el ave está totalmente emplumada y entra en una fase de crecimiento muy acelerada. A partir de estos momentos el control de la temperatura todavía es importante, pero entran a jugar otros factores como el nivel de humedad y de amoníaco.

Las cuatro últimas semanas de vida, el control ambiental consiste sobre todo en el enfriamiento del galpón, pero a medida que las aves crecen también aportan mucha más humedad al ambiente. El control ambiental debe extraer esta humedad del galpón, especialmente en tiempo de calor.
 
Las aves convierten el alimento y el agua en energía para el funcionamiento de sus órganos y músculos, para mantenerse calientes, para crecer y aumentar de peso. No son máquinas perfectas con el 100% de rendimiento, es decir generan un exceso apreciable de calor y de humedad.
 
Por ejemplo un galpón de 120 x 12 m que contenga 18000 aves de 7 semanas de edad producen aproximadamente casi 4000 litros de agua por día (eliminada por materia fecal y en respiración). Asimismo producen calor equivalente a unas 14 campanas de calefacción.
 
Es necesario extraer el exceso de calor producido por las aves, mientras tanto cualquiera que sea la época del año donde las aves no consigan librarse del exceso de calor porque la temperatura o la humedad del galpón subieron demasiado, comenzarán a sufrir y a generar perdidas para el avicultor.
 
Por lo tanto, como consecuencia de lo anterior, vemos que es necesario tanto en invierno como en verano el empleo de la ventilación natural por medio de los extractores eólicos, a los cuales se les instala en la boca de salida una garganta tipo ventana para controlar la temperatura interna del galón en especial para las épocas de frío.

 


La amplitud térmica varía según las zonas, pudiendo tomarse como promedio desde 0ºC hasta 35ºC. Para dicha amplitud térmica se requiere una ventilación variable que sea capaz de optimizar el aire fresco introducido dentro del galpón en baja temperaturas (ventilación mínima), y el máximo flujo de aire dentro del galpón, con el fin de mantener la temperatura y la humedad dentro de los parámetros apropiados (ventilación máxima).
 
Más adelante retomaremos el por qué de la ventilación, integrando completamente todo el tema de temperatura y humedad producida por las aves en compensación con el medio que las rodea.
 
Lo que sí debemos poner bien en claro es que cuando nos referimos a ventilación incluye todas las épocas del año ya que los animales producen calor y evaporan agua durante todo el ciclo, siendo de mayor consideración en épocas de calor.

Los factores que intervienen en el control ambiental son:

  • Temperatura ambiente.

  • Humedad relativa.

  • Renovación de oxigeno.

  • Gases nocivos.

La temperatura apropiada que se debe conservar dentro del galpón va desde los 32 grados cuando tenemos pollito de un día hasta los 18 cuando hay pollo adulto. Tanto en invierno como en verano el control de la ventilación permite mantener la temperatura dentro de la zona de termo neutralidad. Las temperaturas muy altas no sólo reducen el crecimiento sino que pueden llegar a causar la muerte.

La humedad relativa óptima generalmente está ubicada entre el 50% y el 70%. El problema más común es el exceso de humedad tanto en el invierno, presentando camas húmedas, producción de amoníaco, etc. como en el verano, evitando el intercambio de calor por jadeo de las aves. En cualquiera de los dos casos, la ventilación es el único medio práctico de reducir la humedad.

Si bien es posible en épocas de invierno solucionar parte del problema de la humedad en la cama mediante la calefacción, el método más barato es el de conseguir una buena ventilación.

Cuando las aves respiran, extraen oxígeno del aire y le devuelven mediante la respiración agua al ambiente. Se debe por lo tanto introducir aire fresco para reponer el oxígeno que las aves están consumiendo.

En invierno se calcula que debe existir una renovación de aire de 1 m3/h por Kg. de carne viva para reponer el oxígeno consumido por las aves; mientras que en el verano se consideran 5 m3/h por kg. de carne viva para dicha reposición.

Asimismo la introducción de aire fresco para reponer oxígeno también elimina otro tipo de gases nocivos para el animal, principalmente anhídrido carbónico y amoníaco. La producción de anhídrido carbónico si bien es un gas que puede llegar a ser letal para los animales, es en bajas cantidades, por lo cual con una ventilación de muy poco volumen ya nos estaremos asegurando la eliminación del mismo.
Estos son los cuatro factores principales que cualquier ambiente controlado debe tener en cuenta. Cualquiera de ellos que no esté en los parámetros adecuados puede ocasionar problemas a la crianza.

Entonces una ventilación eficaz sería aquella en la cual nosotros consiguiéramos tener controlada la temperatura y la humedad fundamentalmente, teniendo como segundo objetivo suministrar el suficiente aire fresco y evacuar los gases nocivos.

 


Ventilación en granjas porcinas

Para la mayoría de nosotros es normal al levantarnos cada mañana abrir las ventanas de nuestra habitación un rato. Este hecho que vemos como cotidiano no lo es en una granja de cerdos. Es raro que veamos necesario abrir las ventanas de una habitación en la que han dormido como mucho dos personas y que no entendamos que sea necesario hacerlo en una nave en la que pueden haber más de 1000 animales.

En una situación en la que los cerdos están confinados, ventilar será una necesidad. Esta necesidad viene de la producción de gases, humedad, polvo y componentes orgánicos que en concentración elevada son nocivos para los animales. Entre los gases que se producen destacaremos:
  • Dióxido de carbono: el CO2 se produce al respirar y también se desprende del estiércol y de las fuentes de calor. El CO2 es un claro indicador de la calidad ambiental. Tendríamos que usar este gas y no otros parámetros para saber la calidad ambiental. Buscaremos valores nunca por encima de 1500-2000 ppm y en base a estos parámetros ventilaremos.
     
  • Amoníaco: el amoníaco es producto de las fermentaciones que se producen en el purín y el estiércol, y en niveles elevados puede ser responsable de irritaciones en las mucosas de ojos y vías respiratorias.
     
  • Monóxido de carbono: el CO es producto de una mala combustión del gas o del carbón. El problema que presenta es que es altamente tóxico ya que ocupa el lugar del oxigeno en la sangre bloqueando el aporte de oxígeno.
     
  • Ácido sulfhídrico: este gas tiene un típico olor a huevos podridos. Se produce con la putrefacción del purín y se libera al remover, bombear o extraer purín.
     
  • Metano: la producción es debida a fermentaciones del estiércol, produciendo un burbujeo que puede acumularse en forma de espuma. Es un gas extremadamente volátil.
     
Es básico realizar un control (por lo menos una vez al año) de la calidad de ventilación de nuestras instalaciones si no queremos tener problemas. En este sentido se pueden hacer diferentes mediciones y pruebas de humo para ver la correcta distribución del aire.
 
Ventilación, cuestión de mínimos y de máximos

Fruto de la acumulación de los gases aparece la necesidad de ventilar. Cuando hablamos de ventilación es importante que tengamos claro los conceptos de ventilación mínima y ventilación máxima.

La ventilación mínima es aquella que debemos mantener siempre con el fin de eliminar los gases formados. Estas condiciones se deben mantener tanto en invierno como en verano.

Durante el verano no solemos tener problemas para mantener las condiciones de ventilación ya que es el momento en el que mezclamos el concepto ventilación-refrigeración. El problema más normal es el de no respetar las condiciones de ventilación mínima en invierno puesto que en condiciones de frío somos algo celosos de perder temperatura y evidentemente la mejor manera de no perder temperatura es la de no ventilar, aquí nace el verdadero problema.

Necesidades de ventilación mínima y máxima

Las necesidades de ventilación irán ligadas al peso vivo de los animales que queramos ventilar. En las siguientes gráficas podemos ver como el abanico se abre a medida que los animales crecen. Los valores se expresan siempre en metros cúbicos por lechón y hora.

 

 
Como podemos apreciar, las necesidades de ventilación irán ligadas a los quilos de peso vivo que se encuentran en aquel momento en la sala que queramos ventilar. De aquí nace otro de los problemas que nos surgen en la ventilación, el de la carga de animales que tenemos en la sala. Las salas se diseñan para alojar a un número de animales, es frecuente que si hemos pensado la sala para 500 animales encontremos 550 o 450 animales, esto evidentemente generará unas necesidades diferentes.
 
Lo veremos con un ejemplo: suponiendo que tenemos una sala con 100 animales de 25 kg PV, las necesidades de ventilación mínima son de 1100 m3 hora (puesto que para un animal de 25 kg se necesitan 11 m3/hora). Si en lugar de 100 tenemos a 130 entonces las necesidades son de 1430 m3/hora.

Para probar la efectividad de la utilización de extractores eólicos en la producción de pollos de engorde, se utilizaron 2 galpones de 12.000 aves cada uno, en una granja localizada a 2.590 msnm. Uno de ellos se adapto con 7 extractores eólicos Marca GM, equivalente a 1 extractor por cada 1.700 aves. La prueba se llevo a cabo con hembras Ross, por ser estas menos sensibles a la ascitis producida por la altura. Para medir la efectividad de los extractores eólicos, se tomo como referencia la mortalidad, arrojando un 5.96% en el galpón sin extractores, contra un 3.23% en el galpón adaptado con los extractores eólicos. Los porcentajes de mortalidad están medidos al día 41 del ciclo en ambos casos. Los resultados numéricos se resumen en el gráfico siguiente:
 

Como se puede ver se observa una diferencia bastante significativa. Si tenemos en cuenta la producción de carne por galpón, con un peso final de 1.800 gramos por ave y un valor de $ 2.500 pesos por kilo de carne y un gasto del 75% entre el valor del pollito, su alimentación y sus vacunas, podremos concluir que:
 
N° Animales
Kilos Galpón
Rentabilidad Bruta

Sin extractor Eólico
11.285
20.313
$12.695.625

Con extractor Eólico
11.612
20.902
$ 13.063.500

Diferencia
327
589
$ 367.87

Valor extractores
7
$ 780.000
$ 5.460.000

Ciclos para recuperar inversión
14,84
Significa lo anterior que con estos buenos resultados, se necesitan 15 ciclos, 2,5 años para recuperar la inversión.

Jairo Francisco Ramírez R.

Director de Innovación y Biodesarrollo.

 

Sisvita Biotechnologies S.A  
 
 
 


 

 
ESTUDIOS BIOCLIMATICOS

 
Realizamos estudios completos en Bioclimática de Edificaciones para lo cual puede bajar un ejemplo hacendo clic sobre el titulo:


COSTO DEL ESTUDIO BIOCLIMATICO VER LISTA DE PRECIOS.
 
 
Recomendamos el EXTRACTOR DE VENTURI 30 ya que tienen la misma efectividad y precio que el de Turbina,  y se puede  complementa con un extractor axial para lograr una óptima extracción sin tener que depender de factores externos para su funcionamiento, su mantenimiento es mínimo ya que no gira permanentemente como el Turbina, solo se orienta a favor del viento para lograr el efecto Venturi, por ende hay poco desgaste de rodamientos.
 
La reducción de temperatura se logra con la combinación de los extractores eólicos y el aislante termocerámico, los grados de reducción están entre 10 y 30, el rango se da porque el aislante termocerámico reduce  el calor derivado de la refacción del techo y los extractores eólicos reducen el calor interior por medio de renovaciones de aire, las cuales se producen gracias al fenómeno físico de chimenea de evacuación de fluidos generado por los gradientes de presión y las diferencias de temperatura entre una y otra zona de la edificación y entre el exterior y el interior del mismo. Cuando exista cielo rasó debajo del techo de la edificación hay que comunicar el recinto con los extractores por medio de rejillas de ventilación, a razón de ½ metro cuadrado de rejilla por cada extractor instalado.

El viento exterior de la zona complementa la extracción en mayor o menor proporción dependiendo de la velocidad, la orientación del edificio, el diseño, y la existencia de obstáculos en las proximidades del mismo.

La ubicación de  los Extractores de Venturi encima de la cubierta se debe hacer en la parte mas alta y lo mas lejos de las entradas de aire del exterior.

Si en la edificación hay material particulado liviano este sale con la extracción eólica de cualquier equipo eólico Venturi o Turbina, el material particulado pesado y la polución se ayudan a extraer con extractores axiales acoplados por debajo a  los equipos tipo Venturi, los turbina no permiten esa repotencializacion.

Importante dejar entradas de aire positivo, estas deben ser de un metro cuadrado ( 1 mt2) por cada equipo para efectos de ventilación natural y para inyectores de aire forzado  1 por cada 5 equipos deben ser marca Siemes de 16” pulgadas (400 mm) a 220 Voltios referencia 2CC2404-SYD6SMT
.

 

CONFERENCIAS


Como el objetivo de la asesoría personalizada es presentar soluciones para mitigar los síntomas del
EDIFICIO ENFERMO, incluiremos, a las empresas que nos la soliciten, las conferencias  RIESGOS DEL SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO y EL ESTRES TERMICO EN EL TRABAJO, Las cual son complementarias en la solucion al problema de ventilacion industrial.
 
Síndrome del Edificio Enfermo


 

¿Trabajo yo en un edificio enfermo?

Calidad del Aire Interior

La Calidad del Aire Interior recibe mucha atención últimamente y con razón. Cada vez existen mas pruebas de que la calidad del ambiente interior puede tener efectos profundos en la salud de los ocupantes de los edificios. La Organización Mundial de la Salud estima que hasta el 30 por ciento de los edificios de oficina mundialmente pueden tener problemas significativos, y que entre el 10 y el 30 por ciento de los ocupantes de los edificios sufren efectos de salud que están, o se percibe que están, relacionados con una Calidad de Aire Interior deficiente. 

 
¿Qué es una buena Calidad del Aire Interior?

La Calidad del Aire Interior es buena cuando el aire está libre de olores y polvo, cuando no está ni demasiado quieto ni hay corrientes de aire y cuando tiene una temperatura y humedad cómodas. Las pautas generales para lograr una buena Calidad del Aire Interior incluyen:

 
 
 
¿Cuáles son los problemas comunes sobre la Calidad del Aire Interior?

El problema mas común tiene que ver con la temperatura: el aire está demasiado caliente. El segundo problemas mas común tiene que ver con el movimiento de aire: el aire tiene corrientes o está o demasiado quieto. Otras quejas comunes relacionadas con la comodidad tienen que ver con la humedad: el aire está demasiado seco o demasiado húmedo.

 
 
¿Por qué es la ventilación importante?

La mala Calidad del Aire Interior ocurre cuando la ventilación no es lo suficientemente adecuada como para mantener las concentraciones de contaminantes a niveles que no produzcan problemas de salud a los ocupantes. El sistema de climatización no sólo debe controlar los contaminantes, sino que debe proveer un entorno cómodo. La percepción de aire quieto o estancado, olores, corrientes de aire o temperatura y humedad incorrectas conduce a la incomodidad. En general, las quejas sobre la Calidad del Aire Interior se producen cuando el sistema de climatización no satisface las necesidades de los ocupantes. 

 


Ventilación Natural
 
La ventilación natural se puede definir como un flujo de aire a través de un espacio causado por diferencias de presión en una planta o también por gradientes térmicos entre el interior y el exterior de un aposento.

En algunos casos se puede obtener una excelente ventilación con solo aprovechar las leyes naturales. El principio de la ventilación es sencillo: el aire caliente sube o mejor dicho es presionado hacia arriba por el aire frío, que resulta más pesado.
La ventilación natural es una manera eficiente de economizar energía y de contribuir con el medio ambiente. Los edificios permeables pueden utilizar este tipo de ventilación por medio de secciones abiertas para generar ventilaciones cruzadas y en columnas.

La ventilación cruzada remueve el calor durante periodos calientes y además da la sensación de enfriamiento. Sin embargo, durante periodos calientes, el movimiento de aire es lento y la ventilación en columnas se torna importante. En plantas industriales la ventilación natural no solo genera ahorro energético sino que también ventila áreas donde hay peligro de que se concentren gases químicos que pueden perjudicar a los empleados.

Ambas, la ventilación cruzada y en columnas funciona mejor en ciertas configuraciones. Por ejemplo, la ventilación cruzada se puede utilizar en cuartos del lado que pega el viento y en cuartos de niveles altos; mientras que la ventilación en columnas se puede utilizar en los cuartos que no pega el viento.

Las aberturas en las paredes se pueden optimizar de tal forma que se aumente la ventilación cruzada en un aposento y circular el aire a través de los ocupantes para incrementar la sensación de enfriamiento. Si el aire se logra mover rápidamente, se incrementa la velocidad de evaporación de la humedad de la piel de los ocupantes. Cuando la temperatura del aire exterior se encuentre encima de la zona de confort, las ventilaciones se deben diseñar no solo para lograr remover el calor de los cuartos sino que también para lograr enfriar a los ocupantes.

El promedio de la velocidad del aire interior es una función de la velocidad del aire exterior, el ángulo de entrada del viento, la ubicación y el tamaño de la abertura. En general, la efectividad del aire que pasa por las aberturas es de 50 a 60% para aberturas perpendiculares a la dirección del viento. Y de 25 a 45 cuando las aberturas se encuentran diagonales a la dirección del viento.

Si bien es cierto que aberturas en paredes opuestas crean un movimiento veloz del viento, las aberturas en paredes adyacentes donde les pega el viento generan turbulencia y mezcla del aire, causando una distribución mayor del aire y un efecto de enfriamiento a través del cuarto.

Es importante que las aberturas se encuentren a un nivel medio de las paredes en los 30 cms y el 1.80 metro. No importa si unas están altas y otras bajas, se van a generar altas velocidades.


Existen 3 métodos para seleccionar el sistema de ventilación: por calidad de aire; por cambios de aire; y por remoción de calor.

Un buen diseño, por el método de calidad de aire, debe considerar lo siguiente: la calidad del aire exterior, el diseño del sistema de ventilación, fuentes de contaminación, filtros de aire, operación y mantenimiento del sistema.

Se debe determinar la cantidad de personas en el espacio total. Una vez determinada la cantidad de personas se debe obtener los CFM/persona requeridos.

CFM = Personas x Requerimientos de Aire Exterior(CFM/Personas)

 
 
Espacio Aire Exterior Requerido (CFM / Personas) Cantidad de Personas / 1000 pies2
Auditorios 15 150
Salones de Baile 25 100
Bares 30 100
Salones de Belleza 25 20
Salones de Clase 15 50
Salas de Conferencias 20 50
Lavanderías 30 30
Casinos 30 120
Salones de Juego 25 70
Hospitales - Sala Operación 30 20
Hospitales - Cuarto Paciente 25 10
Laboratorios 20 30
Bibliotecas 15 20
Oficinas 20 7
Farmacias 15 20
Estudios de Foto 15 10
Terapia Física 15 20
Salones de Restaurantes 20 70
Áreas de Fumado 60 70
Supermercados 15 8
Teatros 15 150

Adaptación de Estandar ASHRAE 62-1989

Si se va hacer el diseño por medio del método de cambios de aire, se debe encontrar el volumen total del espacio que se desea ventilar.


CFM = Volumen del Edificio (pies3) / Cambios de Aire por Minuto
En caso de no contarse con una especificación de los cambios de aire por hora requerido se pueden obtener de la siguiente tabla:
 
Espacio Cambios de Aire por Minuto
Auditorios 4 - 15
Panaderías 1 - 3
Cuarto Calderas 2 - 4
Lavanderías 1 - 5
Cuartos Máquinas 1 - 1.5
Fábricas (General) 1 - 5
Garajes 2 - 10
Cuartos Generadores 2 - 5
Gimnasios 2 - 10
Cocinas 1 - 3
Cuarto Lockers 2 - 5
Residenciales 2 - 5
Restaurantes 5 - 10
Tiendas 3 - 10
Teatros 3 - 8
Baños 2 - 5
Cuarto Transformadores 1 - 5
Bodegas 2 - 10
© 2014 W W W . I N D U S T R I A S G M . C O M